El Enemigo Interior

Sesión 8
Muerte en el Reik (III)

Como los jugadores estaban entretenidos repartiéndose el botín, no prestaron atención y cayeron en una emboscada bastante chapucera que montaron algunos de los goblins.
Jinete de Lobo

Fenni junto con los dos enanos que todavía estaban en condiciones de luchar decidieron salir a por un goblin que parecía estar fuera esperando a alguno de los de dentro.

Nada más salir les recibieron con una andanada de proyectiles asi, que el prospector y uno de los enanos decidieron retirarse hasta las puertas (el otro enano decidió hacer una carga… suicida) y establecer esperarlos allí.

Con un poco de ayuda de los pistoletazos de Albrecht, las flechas de Irwing y los projectiles de Klara consiguieron acabar con casi todos y hacer huir al resto.

Tras un tiempo después del anochecer llegaron los refuerzos enanos que estaban esperando pero acompañados por la milicia local y una turba enfervorizada de pueblerinos que habían sido alertados por la pareja que liberada unas horas antes de la mansión.

Al ver a los jugadores sacar un baúl, los lugareños decidieron tomarse algunas libertades con los objetos de la mansión. Se llevaron todo lo que no estuviese clavado al suelo, incluyendo las cosas más inverosímiles.

Tras hacer compras (y ventas) en Kemperbad, el grupo salió de camino a las Colinas Áridas, siguiendo la pista de la carta de presentación del tipo delgado para Etelka y lo que mencionó la cocinera (“Por el rio Norm a por polillas barridas”).

Primero por el río Stir hasta las Cataratas Gemelas, donde dejaron su barco amarrado.
Cascadas narn small
Y luego por el río Narm en canoa tras hacerse con la ayuda de un sacerdote druídico local, un tal Corrobeth, hasta llegar a su destino … el Cuenco del Diablo.

Cuenco del Diablo

Tras acampar justo fuera del circulo de piedras, esa misma noche avistaron un fantasma. Tras esperar pacientemente al alba, decidieron explorar la cueva que esta les señalaba.
Allí se les volvió aparecer, rogándoles que se hicieran cargo de sus restos y de sus compañeros que estaban en una de las galerías (al fondo a la derecha).
Esta les contó que en el año 2493 ella era la exploradora de una expedición costeada por un noble llamado Dagmar von Wittgestein (sin relación conocida con Corina ) pero este los traiciono y asesino a todos.

Cuando pensaban que un fantasma era lo más extraño que podía encontrar en la gruta, justo en la salida, bloqueándola, aparecieron un grupo de criaturas bestiales.
“Quietos, quietos, …. piedra, piedra… donde, donde?”
Crot skabak

Crónicas de Fenni Gehanborson

Mientras los codiciosos humanos se repartían el botín decidí que lo mejor era asegurar nuestra retaguardia, mis dos compañeros supervivientes y yo bajamos a bloquear la puerta y nos encontramos a un jinete de lobo goblin y otro lobo a su lado, debido a nuestra animadversión hacia esos seres atacamos sin pensarlo dos veces, craso error pues nos esperaban escondidos otros 5 goblins y 4 lobos mas. Uno de mis hermanos de clan y yo conseguimos refugiarnos en la casa al darnos cuenta de la emboscada y taponar la entrada ante el inminente ataque. Rápidamente bajaron Clara y Albretch para echar una mano y mientras conteníamos a los lobos ellos acabaron a distancia con la mayoría de los enemigos mediante sus misiles mágicos y sus disparos aun así dos jinetes de goblin consiguieron huir.

Después de la masacre decidí que lo mejor era esperar a la gente de mi clan para ir a despejar la mina todos juntos, aunque con la reticencia de Dieter e Irving que querían ir directamente a la mina sin esperar, Klara y Albretch se quedaron conmigo esperando mientras estos exploraban la entrada de la mina sin encontrar nada. Al poco rato llego una marabunta de humanos del pueblo con antorchas y la gente de mi clan, los humanos desvalijaron la propiedad dejando poco mas que basura y volvieron al pueblo. Yo le di el contrato a mi líder recuperando el honor de mi clan solo quedaba limpiar la mina… La cosa es que cuando llegamos no quedaba nadie los jinetes de lobo goblin debían vivir allí pero desaparecieron, la mina se encontraba en unas pésimas condiciones pero eso no seria problema para mis hermanos que reconstruirían la mina sin problemas.

Le pregunte a mi líder sobre el escudo sustraído del goblin y me indico que era una bella pieza de artesanía enana de las montañas y con la ayuda de clara conseguimos descubrir que era un escudo con algunas propiedades mágicas al parecer atrae a las armas hacia si mismo para proteger a su portador, después de todo aunque los humanos no quisieron compartir el botín y le dieron unas monedillas de propina su intuición le hizo encontrar algo mucho mas valioso para el, ademas al grupo le vendría muy bien tener un fornido enano desviando los golpes visto en los líos que se meten.

El grupo entonces decidió perseguir a Etelka la Bruja pero antes había que pasar por Kemperbad para equiparnos debidamente y vender el botín obtenido del baúl de la bruja. Yo decidí aumentar la protección de mis piernas y aunque mi pretensión es conseguir una loriga de malla completa que es con la que los enanos nos sentimos mas a gusto tuve que decantarme por unos pantalones de cuero debido al pobre estado de mi bolsa. Irving se intereso por mi escudo del clan, al disponer de uno mejor decidí que podíamos hacer un intercambio se lo vendí por 22Co y ambos quedamos satisfechos. También ofrecí mis servicios al grupo para llevar algunos de sus cachivaches debido a mi portento físico nunca me he quejado de las cargas pesadas,algún comentario hubo entre el grupo me llaman La Mula, esos encantadores animales son de mi agrado por lo que no me sentí ofendido en ni ningún momento, es mas casi diría que me gusta el mote.

Tras unas horas en la ciudad incluida una fiestecita a la que nos invito Irving, a Albretch y a mi, en la que no falto de nada decidimos seguir los pasos a la bruja hasta las colinas baldías subiendo por el rio Stir hasta una pequeña aldea donde un clérigo local nos ayudo a seguir el camino hasta un cráter donde unas columnas antiquísimas, al parecer protegían del antiguo meteorito, aunque últimamente no lo estaban haciendo muy bien pues la zona cada vez era mas inhóspita y muerta. Decidimos pasar la noche allí antes de proseguir investigando una cueva que daba al cráter. Por la noche nos hizo una visita un ente extraño, había oído hablar de cosas parecidas pero nunca me habia encontrado con un fantasma el cual nos pedía ayuda, aun así decidimos esperar hasta el dia siguiente para embarcarnos en tal investigación, durante mi guardia la imagen azulada de la mujer muerta me ponía los pelos como escarpias pero no parecía amenazante, ademas el circulo de monolitos parecía tener una influencia protectora.

Por la mañana y tras un desayuno frugal nos internamos en la cueva y encontramos a la fantasma junto a un montículo donde se encontraban algunos huesos, nos pido que la enterrásemos en tierra santa y nos contó su historia la cual sucedió hace unos 200 años, al parecer un noble había contratado un grupo expedicionario del cual era exploradora para buscar el meteoro allí enterrado y al llegar a la cueva mato a todo el grupo, nos indico que lo que estábamos buscando estaba avanzando por el túnel derecho de la cueva y desapareció cuando empece a recuperar sus huesos con mi pala mientras lo hacia detecte un olor dulzón que me traía malos recuerdos olía a Caos! alguien nos aguardaba en la entrada de la cueva…

View
Sesión 7
Muerte en el Reik (II)

Aventuras en Grissenwald y alrededores.

(Aunque la primera escena se jugo la sesión anterior, se incluye aquí por continuidad de la historia)

Albrecht, Dieter y Klara se encaminaban hacia la mansión de Montañas Negras cuando a mitad de camino un enano apareció tambaleándose. Estaba acribillado por flechas negras y al borde de la muerte.

Con un último esfuerzo consiguió articular “¡Gobos! Hay Gobos en la mina, cientos de ellos, y se están llevando nuestro oro.” y caer inconsciente. En ese momento Albrecht decidió aplicarle un ungüento curativo que había comprado a Elvyra Kleinestung tiempo ha, salvándole la vida.

Durak dimholt

Luego se encontraron con Irwing, al que no veían desde hace un tiempo montado en el carro de un campesino local y con Fenni, un enano que venia desde el pueblo. Y solo un par de minutos después apareció Siegfried.

Tras regresar al pueblo, negociar con los enanos, la cosa se complica en la mansión.
Baste mostrar una imagen del momento cumbre…

Tripon Estrangulaarmiños, jefe goblin

Al final se podría decir que encontraron:

  • Un Baul de Etelka Herzen con algo de cambio, joyas y cubertería.
  • Una Poción curativa escondida en su escritorio.
  • Una Carta para Etelka Herzen muy sospechosa y mapa un mapa poco claro que señalaba algún lugar de las colinas aridas y otro en las orillas del Reik.
  • Un escudo que llevaba el jefe goblin y cogió Fenni tras comprobar la imagen bajo los pintarrajos goblin.

Y como curiosidades que se vieron mencionados…

  • Una cabeza de enano pinchada en el poste de la cabecera de la cama del dormitorio.
  • Una colección de huesos de dedos del jefe goblin (mayormente falanges resecas) esparcida por el suelo
  • Una montón de vestidos y ropas que suponéis de Etelka, tambien por el suelo
  • Un laboratorio destrozado por una explosión (con silueta carbonizada de goblin)
  • Una explosión de polvo morado que cubrió a Irwing y a todos los demás cuando este cotilleaba en el laboratorio.
  • Una biblioteca que nadie tuvo tiempo para leer
  • Un cocodrilo disecado colgado del techo
  • Un oso también disecado (que si hubierais entrado por la puerta central al estudio os podría haber dado un susto).
  • Suministros de los goblins (básicamente ratas, flechas, unas pocas antorchas que yo no mencione…ops)

y fueron rescatados

  • Dumpling Pieheno, la cocinera halfling.
  • Una pareja de campesino (Gurda y Hanse) a los que mandasteis de vuelta al pueblo.

Se aceptan contribuciones.

Crónicas de Fenni Gehanborson

Mis aventuras comenzaron el día que el líder de mi pueblo me pidió recuperar la Mina que una bruja nos habia quitado mediante engaños y embrujos. Debia buscar a un humano contratado por mi Líder Gorim Granmartillo al cual le había encargado la misma misión que a mi, el patas largas aun no habia vuelto y respondia a nombre de Irving.

Heme aquí que viajando por el camino hacia la casa de la Bruja, cercana a nuestra mina, me cruce con 3 humanos llevando a un compañero del clan asaeteado por tres flechas. Uno de ellos el tal Irving tenia noticias para mi Lider. A la vez se nos unio otro humano de nombre Siegfried el cual buscaba a uno de los otros dos humanos, llamado Albretch, por orden de su familia para guardarle las espaldas al noble por los caminos. Los humanos tenia pinta de poco fiar, sobre todo el que se hacia llamar Dieter un perista bastante avaro, pero parecían voluntariosos y llevamos a mi primo herido al poblado y a Irving hasta el señor del clan.

Irving informo a mi señor de que había Goblins en la zona pero nada sabia de Etelka la bruja, llevaba un trofeo en un saco como muestra de su sinceridad, un goblin incosciente encontrado en las granjas destruidas por estos inmundos bichos! mi lider pidio ayuda a los enanos para recuperar nuestra mina. Dieter y Albretch se mostraron interesados en ayudar pues buscaban a la despreciable bruja por algún asunto entre magos el cual me importaba poco. El caso es que accedieron a poner una suma de dinero para recuperar unas cuantas armas de nuestro clan, que habían tenido que ser empeñadas debido a nuestra precaria situación económica, para formar una compañía pequeña e ir en busca de la hereje y recuperar la mina a cambio de lo recuperado en la incursión y un porcentaje del 5% de la mina durante 15 años el cual rubricaron sobre un contrato.

Ya dispuestos cinco de mis primos, Irving, Dieter, Albretch, Sigfried y un servidor fuimos hacia el caseron de la mil veces maldita en su búsqueda. Cual fue nuestra sorpresa que en la casa no habia bruja ninguna pero estaba infestada de goblins y de una pequeña rata halfling la cual ni deberia mencionar. El combate fue glorioso y acabamos con todos los bichos de la zona incluido a su desviado Jefe, el cual portaba un vestido de mujer y tenia unos ademanes amanerados los cuales no habia visto yo en esa raza nunca. Después de un gran combate mi martillo hizo justicia y descuajaringo al bicho raro ese, haciendo el numero 6 en mi cuenta de ese dia! por Grugni que disfrute como un enano! jojojo!

Encontramos unos documentos que daban una pista de hacia donde habia ido la desaparecida bruja, el contrato de la mina y un gran tesoro, el cual causo un gran revuelo en su reparto, los codiciosos humanos decidieron no darme parte alguna del mismo pues yo voluntariamente habia accedido ayudar a mi lider sin pedir compensacion, grugni sabe que cualquiera de estos patas largas podria pasar por enano en cuanto afan de conseguir riquezas! Pero ya me las pagaran ya…

Ah! se me olvidaba! ademas liberamos a dos granjeros los cuales servirían para hacer ver al pueblo de Grissenwald que los enanos no eran los culpables de los ataques a las granjas de los cuales se les acusaba sin pruebas.

P.D. Una mujer humana llamada Klara nos acompaño durante la aventura pero paso desapercibida y silenciosa, solo ayudo a tasar alguno de los objetos encontrados en el caseron sobre todo libros los cuales indico que trataban sobre magia, por supuesto esa mujer me crea aversion! huele a bruja!

View
Sesión 6 bis
Muerte en el Reik (I)

Negocios en Kemperbad

En la que Dieter vive un flashback de su paso por Kemperbad y sus negocios con Don Luigi Belladona.

Tras servirle de correo y sacar de la ciudad un pequeño cargamento de diamantes, Dieter decidió invertir en ellos y adentrarse en el mundo de la compra/venta de objetos de procedencia dudosa (es decir cambiar de profesión a Perista).
Al volver hacia la ciudad, esperanto turno en los ascensores, un extraño vendedor de pasteles se le acercó haciendo unos raros gestos. Cuando se los devolvió, el tipo le acerco su mano para estrecharla. Una mano llena de tinta púrpura. Y como todo buen personaje misterioso, tenía la huida preparada, en uno de los elevadores le esperaba un cómplice.

Explorando las granjas

En la que Irwing consiguió un trabajo (con un magnifico pago ) y descubrió que en las despensas se puede uno encontrar de todo.

Buscando un trabajo que se ajustara a sus habilidades, Irwing fue contactado por los enanos locales. Los lugareños los acusaban de robar y asesinar en las granjas de los alrederos, pero a pesar de ser unos buenos para nada, camorristas y alcohólicos empedernidos ellos reclamaban su inocencia.
Tras hablar con su lider, Gorim Granmartillo, este le contrato para que hiciera averiguaciones en las granjas donde los enanos no eran bien recibidos. Sin embargo al estar algo corto de fondos, le pago en especias.
Tras preguntar en dos granjas, le dieron las indicaciones de como llegar a una de las atacadas. Allí encontró las ruinas humeantes de hace un par de días, con huellas de al menos una docena de goblins y lobos que se marchaban por el bosque hacia las colinas. Ni rastro de los habitantes o los animales.
Tras investigar un poco descubrió unos quejidos dentro de una pequeña despensa subterranea que había quedado bloqueada por los escombros al derrumbarse uno de los edificios de la granja.
Atrapado allí estaba uno de los goblins atacantes, que no tardo en ser derrotado y capturado con un par de golpes de su nuevo hacha.
Tras esto emprendió, cargado, un lento camino de vuelta, haciendo noche en una de las granjas donde el dueño estaba preparando un carro para marcharse al día siguiente.

View
Sesión 6
Muerte en el Reik (I)

A Albrecht y Dieter se une Klara y tienen dos encuentros con distintos tipos de enanos.

Tras una recomendación de Frederick, deciden visitar a un Magister de los Colegios de la Magia en Delbertz, un tal Hieronimous Blitzen ya que no confían en ninguna autoridad para denunciar los hechos (ni creen que les tomen muy en serio).

Este les recibe encantados y les ofrece su ayuda personificada en su aprendiza, Klara. También les da una serie de pistas acerca de la persona que escribio la carta que les entregó Friedrich Magirius antes de morir… una tal Etelka Herzen.

A cambio de toda la parafernalia mágica y libros arcanos que tenían (tomados de la residencia de Teugen y del templo subterraneo) les entregó un Anillo enano de sus días como aventurero.

Tras esto conocieron a los primos del difunto Gotti Gurnisson, dos enanos artesanos que trabajaban en la construcción de uno de las torres de señales del Emperador. Por una suma nada despreciable aceptaron guardar el lugar y desentrañar el misterio que estaba saboteando la obra, tras ser contratados por Aynllus Isembard, el arquitecto encargado de la obra.

Torre de Señales

La torre resulto estar asentada sobre un antiguo observatorio y que conservaba un subterráneo secreto plagado de criaturas sobrenaturales. Un grupo de no muertos.

Tras ser sorprendidos mientras montaban guardia esa noche en la cámara de señales tuvieron que enfrentarse a una horrible criatura con garras y colmillos.

Aparte de unas ropas andrajosas con tantos años como moho esta llevaba encima un curioso cilindro con sección de estrella de cinco puntas. Este cilindro abría una trampilla que bajaba a una cámara aparentemente sin salidas y un tunel en el exterior que que daba a más salas abarrotadas de cadáveres andantes.

En su primer combate real con un ser sobrenatural, Klara casi pierde la vida, pero al final derrotaron a los no muertos. Estas portaban cinco cilindros similares a los de la primera criatura pero con sección de estrella de cuatro puntas.

Sin embargo hallaron algunos cosas interesantes, el antiguo ocupante tenía un par de textos mágicos menores, un enorme tomo que llevo a Klara mas de una semana leer, una biblioteca variada (2000 puntos de carga, que vendieron), un cayado y algunos textos. Estos databan el lugar como de hace unos 200 o 300 años y mencionaban a un algunos lo que parecía ser unos textos astronómicos.

Tras su paso por Kemperbad para hacer algunos negocios (mayormente por Dieter y se detallaron más tarde) y descansar, enfilaron hacia Grissenwald.

Kemperbad

Allí descubrieron que la tal Etelka Herzen vivía en una mansión a algunos kilómetros. También trataron con los enanos locales, una panda nada recomendable y agresiva pero que tras unas rondas de alcohol gratis se comportaba mucho más suave.

View
Sesión 5
Sombras sobre Bögenhafen (III) y La bestia del Bogën (I)

Nuestro grupo de aventureros emprende la huida por el río Bogüen hacia Altdorf y más allá.

Entretenerse en el río y la Bestia del Bögen

Al final deciden huir de la ciudad por río, en el barco de su amigo Joseph.
Tras dos días de viaje encuentran, primero un cadáver flotando en río y luego un barco abandonado.

Mutant boat attack

Tras despachar a las horribles criaturas, se encuentran en la bodega una superviviente del ataque, una buhonera strigani, una tal Renate.

Tras recibir los consejos de Joseph Quartjin hacen una reclamación para quedarse con la embarcación. Si en tres meses no aparecen herederos es suya.

En la próxima parada encuentra otro festival, el festival de la Inundación, dedicado al dios Bögen para que les proteja de esta. Allí son aclamados como los vencedores de la Bestia del Bögen, aunque luego aprenderán que hay otras versiones de como es la bestia y no coinciden con la criatura que derrotaron.

Un lio con unos contrabandistas orientales y unos pescadores que conocieron la noche anterior casi acaba con Dieter en la tumba, pero al final la justicia prevaleció.

Los jugadores descubrieron que los contrabandistas, que trabajaban para la Compañaia de Importaciones de Cathay, estaban esperando para embarcar una carga de cadáveres y unos cajones de esencias orientales que estaban como tapadera (que tras convencer a las autoridades locales, que sólo querían quitarse problemas, fueron cargados en el nuevo barco de los jugadores, 2000 puntos de carga).

Al final de todo esto reclutan a los dos pescadores, Frantz y Mannfried, como tripulación, ya que estos estaban deseosos de poner tierra de por medio.

River boat

Tras marcharse Mannfried les contó la historia como él, su padre y un Averlandes que trabajaba con ellos fueron atacados hace 10 años por un enorme pez de unos 10 pies de largo y con ojos saltónes. Al parecer las aguas alrededor de su pequeño bote de pesca se volvieron como alquitrán de repente y quedaron atrapados e indefensos. Luego la criatura se abalanzó sobre ellos y de un solo bocado partió a su padre a la mitad. Al final solo sobrevivió él.

Weissbruck y la Bestia del Bögen

En Weissbruck deciden visitar a la boticaria que conocieron en la , pero descubren que está en problemas.

Siguiendo su linea de ayudar a todos y un poco conmovidos por su sobrina, la rescatan.

En los días posteriores, mientras Albrecht esperaba una armadura de malla de encargo se topo con un revuelo. Al parecer un noblezuelo local acusaba a uno de los cartógrafos imperiales llamado Tomas Spanner de espiar a su hija con su catalejo.
Todo se solvento con un duelo a heridas honrosas que Albrecht perdio al ser desarmado por el campeón y guardaespaldas del ofendido padre… pero milagrosamente sin llegar a recibir el más mínimo rasguño grave.
Como el duelo lo habían perdido, al cartógrafo no le quedo más remedio que disculparse públicamente, pero como había habido un duelo de por medio el padre no podía pedir más compensaciones o castigos.

Tomas agradecido, les regaló un mapa detallado del Imperio (aunque no lo dijo tenía dudas sobre la ubicación de Bersburg) y les contó otra historia acerca de una criatura con tentáculos de metros de largo que atacó el barco donde viajaban. Por suerte para los pocos supervivientes, no era una nave fluvial sino marina, que venia desde Marienburgo y entre los viajeros estaba un clérigo de Mannan. Liderando a todos en una oración desesperada, apiñados en la proa, arrojó el símbolo de su dios a las aguas. De el lugar donde toco la superficie surgió un fulgor que se extendió por el río y los miembros de la criatura se volvieron a sumergir hasta desaparecer.

En los días posteriores Albrecht hizo su buenas migas con su oponente, antiguo militar retirado.

Tras hacer las compras necesarias, que incluyeron una nueva carga de lana para el barco, descansar y entrenar unos días, el barco partió de Weissbruck por el río en vez del canal, camino a Carroburg y luego Altdorf.

View
Sesión 4
Sombras sobre Bögenhafen (II)

Tras muchas averiguaciones el consejero Friedrich Magirius les ofrece una cena y explicaciones tranquilizadoras. Naturalmente, al día siguiente, les vuelve a contactar para desdecirse al haber descubierto el lado oscuro de su select club.

Los valientes aventureros logran desentrañar el misterio de y interrumpir un ritual con aspecto de ser realmente nefasto.

View
Sesión 3
Sombras sobre Bögenhafen (I)

¡Que empieze la fiesta!

Bögenhafen en fiestas ofrece toda clase de atracciones:
Un ring de lucha, comida, bebida, una exhibición de monstruos…incluso hay un tribunal en la misma feria.

Tras liberar a un desgraciado enano de la picota pagando su multa, este se les une en sus paseos por el recinto ferial.

De repente, estalla la conmoción, una horrible criatura escapa de las atracciones. Por suerte el nuevo fichaje les es de gran ayuda y lo atrapa.

Sin embargo, rato después, el goblin de tres piernas vuelve a escaparte y huye por las alcantarillas.

Bajo la ciudad

Con la compañia de Frederick, Dieter y Albrecht se internan en las alcantarillas siguiendo la pista del goblin de tres piernas.

Siguiendo los rastros de sangre verde, llegan a una puerta misteriosa y por su rejilla contemplan:

Underground temple view

Dentro encontraran unos huesos verdosos y un guardián nada amistoso (aunque bastante educado al principio).

View
Sesion 2
La identidad confundida (II)

Llegada a Altdorf (II)

Vista de Altdorf

Tras algo de bebida en una posada, un matasiete local, por lo que dicen llamado Max, intento iniciar una pelea aprovechando las andanzas de un grupo de nobles embriagados. Sin embargo, la sangre fría y un poco de miedo prevaleció y los Dieter y Albrecht decidieron emprender una retirada estratégica.
Vuelta al barco entre la niebla y seguidos por un par de misteriosas sombras, que tras un rato se descubrió que a su vez eran seguidas por alguien.
Búsqueda de talleres de tatuaje con intento de robo y un enano ofendido.

Interludio espectral

Breve interludio donde Dieter consigue un Colgante Antiguo y se salva por 1 solo punto de quedar paralizado de terror y correr el mismo destino que una banda de fenecidos bandidos.

El cazador Cazado

Donde los aventureros se enfrentan a Adolphus Kuftsos y sus secuaces. Los matones contratados decidieron salir por piernas tras probar la puntería de Dieter con su nueva ballesta. El caza recompensas resultó muerto en el combate.

La feria de Böguenhafen

View
Sesion 1
La identidad confundida (I)

Posta La Diligencia

Nuestros aventureros (Albrecht, Dieter y Irwing)llegan por separado a la parada de postas “La Diligencia” regentada por Gustav Fondleburger.
Allí tienen que compartir mesa y se descubren que los tres van a Altdorf para apuntarse a una espedición organizada por el Principe Hergard von Tasseninck
Albrecht compra a los cocheros, Gunnar y Hultz, un pasaje para el día siguiente y luego decide echar unas manos con Phillipe Destrées
Mientras tanto Dieter decide congraciarse con los cocheros y tras un par de rondas estos le consideran su mejor amigo y le ofrecen llevarle grais al día siguiente.

Finalmente la partida de cartas acaba abruptamente con Albrecht acusando al bretoniano de tramposo, este disparandole a bocajarro con su pistola (un ataque de fuerza 4 impactante … 1 y 2 por lo que increiblemente solo recibe un rasguño de 3 heridas!)

Al ver al noble sobrevivir al pistoletazo y empezar a desenvainer, Phillipe intenta salir corriendo con las ganancias pero la velocidad del bretoniano es totalmente eliminada por Irwing con una zancadilla certera.

Al final el bretoniano sale de la posada derrotado sin pistola ni dinero pero a caballo, aunque Albrecht no lo descubrira hasta la mañana siguiente.

Estalagemcarruagens

El viaje

Tras algunos contratiempos (causados mayormente por la falta de espacio, la resaca, el sueño, la lluvia y las ruedas que se salen) la diligencia empieza su camino.

La emboscada

A media tarde una imagen espeluznante hace parar el convoy, una criatura esta devorando el cadáver de lo que parece ser una persona.

Wfr pv2 tmi road map

Dieter reconoce a la criatura que les ataca como Rolf Hutsis un conocido de los bajos fondos de Delbertz

El caso es que finalmente derrotan al mutante y evitan al resto de la banda que huye con su botín (carne de caballo y persona, equipajes, armas y equipamiento de los cocheros muertos).
De nuevo, tarde, aparece la patrulla de Magnus Athrecht

Lamentablemente para los jugadores la expedición del Principe Hergard von Tasseninck ya ha partido hacia las Montañas Grises hace 2 días y en todo caso ya no aceptaba más aventureros con él.

Llegada a Altdorf

Los jugadores llegan a Altdorf, la capital y pagan por entrar en la ciudad.
Después vuelven a encontrarse con Content Not Found: hans y este les presenta a su amigo Joseph Quartjin
Joseph siendo un tipo muy amigable decide invitar a todos a tomar algo de vino.

View
Sesion 0
Un bote, un repollo, una oveja y un aventurero

¡Tras este intrigante título se esconde una emocianante aventura!
Nuestro intrepido aventurero, Dieter, dedicado en la vida civil a la reposesión de objetos pertenecientes a difuntos, tras conocer leer el anuncio del su majestad el principe Hergard (y la paga de 20 coronas de oro o más al día) decicio invertir sus escasos ahorros y acudir a la llamada.
Como para todos es sabido, aunque el método más seguro de viajar es el barco fluvial, el más rápido es el carruaje. Tras varios días de dolor de riñones y baches por las carreteras imperiales, nuestro viajero se aproxima a Grunburg, destino donde por la inexistencia de puentes debera tomar un ferry para cambiar luego a otro carruaje al otro lado del rio Teufel.
La diligencia no para exactamente en la ciudad, si no que continua unas pocas millas hasta un lugar acondicionado para ello, justo fuera del alcance de la jurisdición de los cobradores de impuestos locales.
El sitio es solmente un murode piedra, 2 vigas y un techo, para guarecerse de las inclemencias. Tambien tiene abrebaderos y un embarcadero.
Nuestro aventurero es el unico que continua hacia Altdorf, así que una vez apeado, se dedica a contemplar como se aproxima un bote plano, manejado por un barquero. Remando en la parte central del río y luego con pertiga más cerca de la orilla (donde tiene un curioso sistema para enganchar la enbarcación a una cuerda guia).
Mientras tanto los conductores, estiran las piernas, dan de beber a los caballos y se marchan de vuelta por donde han venido.
Tras amarrar y con la ayuda de un lugareño el barquero carga en el bote algunas mercancias que tiene que llevar al otro lado – una enorme caja de repollos y 2 ovejas.
“¿Alguien para Altdorf?” – Levantando la mano, nuestro amigo se aventura en el bote.
Por serte el precio del cruce del río estaba incluido en la viaje.
Fritz, que así se llamaba el hombre al timón (bueno a los remos) empieza a charlar animada y unilateralmente. “Todo el día remando de un lado al otro”, “Que si las compañías de carruajes lo explotan”, “Que si no podría contribuir en unos peniques.. vamos digo yo..voluntariamente”
Por suerte, que le se paso el viaje disimulando y sin abrir la boca, para nuestro protagonista, un rato despues se aproximan a la orilla del otro lado del río y refunfuñando Fritz amarra y descarga el cajón (con la carga algo mordisqueada) y las ovejas sin haber recibido una sola moneda extra.
Al otro lado del río se encuentra un granjero en su carro, esperando su carga.
Dieter no tarda en darse cuenta de que donde se suponía que debía haber otra diligencia no hay nada.
Tras presentarse al granjero, Sigfried, este le dice que el carruaje ya partio hace 3 horas sin esperar a nadie.
Se ofrecerá a llevarles hasta su granja que esta a 5 millas en la misma dirección que la próxima posada y parada de postas (que queda como 20 millas más).
Dieter se da cuenta de que 20 millas es lo suficientemente lejos como para no poder llegar antes de que anochezca, pero por el camino el grajero le ofrece una solución, si le ayuda a localizar unas ovejas robadas el le da cena, alojamiento y transporte al día siguiente.

Todo ello se complica .. y bueno por el camino queda araña gigante suelta por el bosque, el molinero local (Hanz Mueller) entre sus fauces, una oveja rescatada y la aparición justo al anochecer de la patrulla de Magnus Athrecht.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.